EL DÍA NACIONAL DEL PERIODISTA

Compartir

Al celebrar este 5 de abril el Día Nacional de Periodista, hacemos un llamado a la UNIDAD a todo el sector de la prensa, para poder enfrentar grandes desafíos que nos esperan.

Unidos para lograr una mejor calidad de vida para nuestra clase, mejoras de las condiciones de trabajo, mejores salarios y lograr que los propietarios de los medios de comunicación entiendan el valor que tienen los periodistas y trabajadores de la prensa, quienes día por día ofrecen un sacrificio en la búsqueda de informaciones para servirla a la sociedad.

Señores empresarios de los medios de comunicación, valorar su equipo de prensa, no tiene precio, porque ofertan lo mejor de sí para que el pueblo esté bien informado, contando los hechos como ocurren, siempre apegados a la ética y al buen periodismo.

Si no valoramos el trabajo de los periodistas, nos arriesgamos a que los intrusos, usurpadores, los asaltantes de esta noble carrera en los medios de comunicación, estarían usurpando y ocupando nuestros espacios, para desinformar, provocando caos informativo en esta gran aldea global de los medios de comunicación, con escasas excepciones.

Un verdadero periodista informa correctamente a la población, realiza un trabajo de control social ante los poderes públicos y siempre velará por los mejores intereses de la nación; no así los intrusos.

Desde el CDP trabajamos para especializar a los periodistas en el ejercicio, para que se preparen y pueda ejercer la carrera con dignidad en los medios de comunicación o crear sus propios proyectos informativos.

Sin embargo, tenemos dificultades económicas para la ejecución de los programas de especialización y necesitamos de la mano amiga de la sociedad, empresarios, academias y del Gobierno.

No basta solo de palabras, necesitamos acción, unidad, cooperación y apoyo moral para poder contribuir al desarrollo de esta noble profesión y cumplir nuestro rol en el desarrollo y progreso del pueblo dominicano.

Los periodistas estamos comprometidos en la defensa de los derechos fundamentales de la gente, velamos por fortalecer una cultura de transparencia, equidad, pluralidad y bienestar para la sociedad.

Sin embargo, esta noble profesión está cada vez amenazada por el intrusismo de personas ajenas al periodismo, que sin ninguna calidad, capacidad ni pudor hacen un gran daño a la sociedad, con las desinformaciones, con noticias falsas, con medias verdades – según los intereses que representen-, a través de los distintos de medios y en su mayoría se hacen pasar por periodista.

Reiteramos, el CDP es el defensor número uno de la libertad de expresión y difusión del pensamiento, derecho en el que muchos se escudan para presentarse ante la sociedad como los paladines del bien, para usurpar esta noble carrera.

Si bien es cierto que la internet y las redes sociales han democratizado la información, que nos trajo una gran oportunidad para mejorar la calidad del ejercicio del periodismo, con el uso de nuevas herramientas tecnológicas, que permite investigar, contrastar datos, verificar fuentes y llevar una información veraz a los ciudadanos y hasta para crear nuestros propios medios.

Pero también es cierto, que estas mismas redes sociales son usadas por personas sin escrúpulos, que las usan para difamar, injuriar, desinformar, dañando reputaciones, honra y la buena imagen de las personas, en el presente como a futuro, porque se quedan grabadas en las redes, y lo peor del caso que tenemos pocos espacios legales para pedir resarcir en justicia los daños ocasionados.

Es cierto que no tenemos el control de los mensajes que circulan en ella, no hay filtros sociales, ni legales, ni académicos para prevenir daños a la dignidad de las personas, sin que estos filtros limiten la libertad de expresión.

Lamentamos que empresas estructuradas y especializadas se conviertan fábricas de mentiras, de ejecutar campañas de desinformación, para tratar de cambiar la percepción o la opinión pública sobre un determinado hecho de interés, creando desconfianza, fomentar el odio y tratando de desprestigiar el buen periodismo y el sistema democrático.

Los periodistas estamos llamados a ejercer el control social, según el artículo 246 de la Constitución, como una forma de participación, con el objetivo de prevenir, racionalizar, proponer, acompañar, sancionar, vigilar y controlar la gestión pública, sus resultados y la prestación de los servicios públicos suministrados por el Estado y los particulares, garantizando la gestión al servicio de la comunidad.

En otro orden, hacemos un llamado a las escuelas de comunicación de las diferentes universidades del país, para que actualicen sus curriculum a la realidad tecnológica y digital, para que sus egresados puedan insertarse sin dificultad en el campo laboral o hacer sus propios proyectos comunicacional.

Unidos seremos más fuertes y lograremos un ejercicio del periodismo ético y responsables en beneficio de la sociedad.

Muchas gracias.


Compartir

Podría interesarle